Qué hacer en Estambul en 3 días

¿Qué hacer en Estambul en un viaje cortísimo de 3 días?

¿Tienes poco presupesto y deseas conocer la esencia de la ciudad?

En este capítulo te estaré comentando sobre los lugares, museos y sitios históricos que deberían ser tu prioridad para visitar en un viaje de 3 días por la ciudad.

Estambul es una ciudad sumamente atractiva y vérsatil que seguro te enamorará desde la vista que obtengas por la ventanilla del avión antes de aterrizar. El pequeño problema es que se trata de una ciudad inmensa, situada entre dos continentes, contando con una superficie de 5,461 km² y una población de 15.07 millones. Por lo tanto, si planeas hacer una visita corta de tres días, esto creo que es lo que deberías ver:

Lo primero que debes saber es que tres de los sitios históricos que te comentaré están situados en la zona de Sultahnamet, por lo tanto, están bastante cerca uno de otro. Sultahnamet es una zona de Estambul situada en la parte europea y representa una de las zonas más antiguas y de gran importancia histórica, por haber sido en época bizantina y otomana el centro más neurálgico y político de la ciudad.

Sultanahment está siempre abarrotada de turistas, sobre todo al final de la semana, por lo que si vas a visitar esta zona, te recomiendo te llenes de mucha paciencia durante el paseo porque generalmente debes hacer cola para entrar a los lugares históricos.

Los lugares indispensables que te voy a traer en este capítulo, los puedes visitar tranquilamente en estos 3 días porque solo 2 de ellos están relativamente alejados de la zona de Sultanahmet. Así que no te preocupes, puedes conocer parte de la esencia estambulita en estos cortos 3 días.

Santa Sofía Ayasofya

Ubicada en el perímetro de Sultahnamet es indudablemente una de las joyas históricas de Estambul y es un sacrilegio para el viajero que pasea por estas tierras no visitarla. Inicialmente construida como iglesia bajo el imperio bizantino y bautizada como catedral por la Iglesia Oriental Ortodoxa, pasó a mezquita cuando Constantinopla fue conquistada por los otomanos, siendo la misma ciudad renombrada como Estambul.

Santa Sofía es rica en frescos hechos en oro donde se representan motivos religiosos y políticos. Estos fueron realizados durante el periodo bizantino y conservados durante los largos siglos otomanos dado el inmenso valor en oro que tenían, pese a que la misma fue convertida en mezquita y a su vez adornada con la simbología musulmana. En 1931 Atatürk ordenó su cierre para convertirla en museo cuatro años después.

Esto es precisamente lo más fascinante de Santa Sofia, la combinación de ambos elementos históricos, culturales y reliosos, manifestados en los símbolos cristianos bizantinos y los símbolos musulmanes otomanos. Los dos están estrechamente mezclados y da una sensación de armonía y retrospectiva histórica al sumergirse entre los muros de Ayasofya.

La mezquita azul Mavi Camii o Sultanahmet Camii

La mezquita azul es una de las mezquitas más importantes y hermosas del mundo. Conocida popularmente como la ‘‘mezquita azul’’ por su interior lleno de azulejos hechos a mano. Se comenzó a construir bajo el mandato de Ahmet I pero se terminó de construir bajo el sultanato de Mustafa I.

Ubicada justo al frente de Santa Sofía y al lado de lo que fue el gran Hipódromo, en la convulsionada zona de Sultanahmet, la Mezquita Azul sobresale por su inmensidad y por sus seis minaretes, compitiendo con la belleza arquitectónica de su homónima Santa Sofía.

La entrada es totalmente gratuita.

Cisterna Basílica Yerebatan Sarnıcı

La cisterna es uno de los lugares predilectos de los turistas. Y no los culpo. Estos antiguos depósitos o reservorios de agua que se construyeron en caso de que la ciudad fuese atacada, aún se conzervan y es majestuosa. Construida en época justiniana ha sobrevivido todos estos siglos y es todo un privilegio caminar en el fondo, sobre las pasarelas, sentir la humedad y detallar las medusas en dos de sus columnas.

Torre Gálata Galata Kulesi

Esta torre es una referencia en Estambul, bien perfectamente te puedes ubicar con ella si estás en los alrededores del puente, del lado europeo, que conecta ambos continentes. Desde su último piso puedes obtener una de las vistas más bonitas de la ciudad. Construida en el 538 en madera como faro y reconstruida por genoveses en 1348.

Por supuesto, recibe muchísimos turistas y se debe hacer cola para subir a la torre, pero los mejores días para ir son lunes y martes en horario de la mañana.

Si te interesa conocer más de la torre o tener más referencias de la ciudad, te invito a visitar la página de Planeta Estambul, toda la información que publican es verídica y en español: https://planetaestambul.wordpress.com/2012/12/30/torre-galata/

Kadıköy-Moda

Kadıköy es una zona de Estambul donde queda uno de sus puertos para cruzar ambos continentes. Es uno de los lugares céntricos del lado asiático y está lleno de locales y restaurantes con buenos y deliciosos platos turcos. Al bajar del barco solo tendrás que caminar unos cuentos pasos y verás lo que te comento.

A mí me encanta, es uno de los lugares con más ambiente juvenil, abiertos y con una vibra increíble de toda la ciudad. Si caminas unas cuantas cuadras más podrás llegar a Moda, en Kadıköy, y tomarte unas cervecitas acostado en la grama y frente al mar.

San Salvador en Chora Kariye Müzesi

Esta pequeña iglesia, construida entre 1316 y 1321, convertida en mezquita con la llegada de los otomanos y posteriormente en museo a finales de la década de 1958, y la cual puedes visitar tranquilamente, es una de las reliquias estambulitas más preciadas, en particular por sus frescos y mozaicos bizantinos en oro.

Es un poco engorroso, si no eres un vaquiano de la ciudad, llegar hasta Chora, porque no hay estación de metro cerca ni tranvía en los alrededores. Incluso la estación de bus queda un poco retirada, pero si eres un amante del arte bizantino, no deberías perdertela.

Barrio de Balat

Después de visitar Chora, anímate y toma la bajada que te lleve a Balat, el cual es un barrio muy famoso de la ciudad por lo pintoresco, las cafeterías pequeñas, modernas y preciosas, sus edificios y casitas de colores. Tradicionalmente habitado por los judíos, sus calles son una alfombra de contrastes entre estas cafeterías, restaurantes modernos, las galerías de arte, los restaurantes tradicionalmente turcos de comida rápida y las casas empobrecidas. Es toda una experiencia visitarlo.

Ahora, si andas buscando degustar comida típicamente turca mientras paseas en estos días, te dejo este otro artículo donde te hablo de una variedad de comida nacional: https://mucho.travel/viaje/asia/turquia/gastronomia-turca-comida-turquia

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace mucho.travel recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Abby García
Hola, mi nombre es Abby García y soy una venezolana residenciada en Estambul, Turquía. Me ha surgido la motivación de compartir mis experiencias en la ciudad y en el país en general a través de estos escritos, con el único fin de ayudarte u orientarte un poco si planeas venir a visitar o simplemente si ya vives acá, recibir una opinión más sobre todo lo que ofrece Turquía.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.